sábado, 7 de enero de 2017

Mujeres hechas a medida



La gran desgracia que sufrimos las mujeres del siglo XXI es el hecho de que en la industria de la moda ya no se busca crear ropa para hacernos ver bien, sino que el gran negocio es crear modelos para hacer que la ropa se vea bien. Y no lo digo yo, lo dice Caitlin Moran en su libro Cómo ser mujer, y cito:

"No soy estúpida. Siempre he sabido que la diferencia entre las modelos y las mujeres normales es que las mujeres normales compran ropa para verse bien; mientras que la industria de la moda compra modelos para hacer que la ropa se vea bien".
No disfruto comprando ropa. No lo hago ahora ni tampoco lo hice cuando fui más chica. Nunca fui lo que se dice "gorda", pero tampoco flaca. Siempre me consideré promedio, pero cada vez que entraba a un probador a medirme alguna prenda que consideraba perfecta para mí, terminaba saliendo de la tienda con ganas de no comer nunca más en mi vida o de no salir nunca más de mi casa (en el mejor de los casos). 

El problema con la mayoría de las personas del sexo femenino es que somos muy influenciables y, si la ropa no nos queda exactamente igual que a la modelo (lo que es muy probable, considerando que el trabajo de esas mujeres es verse "perfectas" para poder vender un producto), terminamos sintiéndonos menos de lo que realmente somos. Y digo mujeres, porque los hombres andan en chopera (de las grosas panzas de embarazados) y nadie les dice nada. No se les dice que vayan al gimnasio ni que hagan dieta, no se les dice que nadie los va a querer porque son gordos. No. Eso solo nos toca a las mujeres. Y lo peor es que lo creemos.

Fuentes:
Fotografía tomada del blog: http://www.paperdroids.com/2015/02/03/26361how-to-be-a-woman/

1 comentario:

  1. Un texto conciso y muy cierto. Sin duda la sociedad está mal, y las industrias tienen mucho que ver con eso por la influencia que tienen sobre las personas. Yo le digo que estoy gordito y voy al gimnasio para tratar de bajar la panza, ya que en mi juventud era muy flaco. Sin embargo no me avergüenza mostrar mi panza, y si fuera mujer tampoco lo haría, o trataría de no hacerlo para no seguir lo que dice la sociedad. No conozco la psicología femenina, pero si usted dice que las mujeres son influenciables yo le creo, y pienso que lo mejor, y esto siempre lo digo, es sentarse a leer libros y olvidarse de la sociedad, que posiblemente no cambiará más. Creo que fue Vargas Llosa quien dijo que la literatura es un acto de rebeldía contra el mundo, porque si el mundo fuera perfecto no necesitaríamos leer y escribir ficción. Bueno, nada más, y gracias por deleitarnos otra vez con su prosa y su pensamiento revolucionarios. Espero muy pronto la siguiente reseña o lo que quiera hacer. Felices fiestas y Noé se despide.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...