sábado, 18 de abril de 2020

Los suicidios de Virginia Woolf y Alfonsina Storni



Hace unos días se conmemoró la muerte (suicidio) de Virginia Woolf. Al leer comentarios sobre esta, me di cuenta de que su fallecimiento había sido similar al de la argentina Alfonsina Storni. Tres años antes de la tragedia de Virginia, Alfonsina ya había decidido terminar con su vida a la corta edad de 46 años. ¿Por qué digo que sus muertes fueron similares? Ambas se metieron en el agua. Sí, como te digo. Virginia en su río, Alfonsina en su mar. Las dos decidieron terminar con su vida.

La noche del 25 de octubre de 1938, Alfonsina escribe una carta para su hijo, otra para su amigo y un poema titulado “Voy a dormir”, en los cuales avisa su inminente suicidio. Entonces se va a la costa en Mar del Plata y se mete en el mar. La imagen parece romántica, pero en realidad lo que hizo la poetisa no fue más que tirarse al mar desde un espigón. No habrá sido una muerte pacífica. El poema aparece publicado en el diario La Nación al día siguiente de su muerte. Dice así:

VOY A DORMIR
Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme prestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.
Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera;
una constelación; la que te guste;
todas son buenas; bájala un poquito.
Déjame sola: oyes romper los brotes...
te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases
para que olvides... Gracias. Ah, un encargo:
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido...

Tres años después, el 28 de marzo de 1941, Virginia Woolf escribe una carta suicida dedicada a su marido y se mete en el río. Según se dice, llenó con piedras los bolsillos de su abrigo para así no flotar. La carta decía lo siguiente:

Querido:
Creo que voy a enloquecer de nuevo. Siento que no podemos atravesar otro de esos tiempos horribles. Y esta vez no me recuperaré. Comienzo a escuchar voces y no puedo concentrarme. Así que voy a hacer lo que creo que es lo mejor.
Tú me has dado la mayor de las felicidades posibles. Has sido, en todos los sentidos, todo lo que alguien puede ser. No creo que dos personas puedan haber sido más felices hasta que llegó esta enfermedad. Y ya no puedo seguir pelenado. Sé que estoy arruinando tu vida, que sin mí podrás trabajar. Y lo harás, lo sé. Ya ves que no puedo ni siquiera escribir esto con propiedad. No puedo leer.
Lo que quiero decir es que te debo toda la felicidad de mi vida a ti. Has sido totalmente paciente conmigo... e increíblemente bueno. Quiero decirlo, aunque todo el mundo lo sabe. Si alguien pudiera salvarme solo podrías haber sido tú. Todo se ha marchado de mí, salvo la certeza de tu bondad. Y no puedo seguir arruinando tu vida durante más tiempo.
No creo que dos personas puedan ser más felices de lo que nosotros hemos sido.
V.

Si bien se busca romantizar los suicidios de estas mujeres por el hecho de que ambas eran escritoras, la similitud entre sus muertes se da porque ambas sufrían de enfermedades mentales: Virginia era bipolar; Alfonsina, por su parte, sufría de depresión y paranoia. Algunos dicen que el suicidio es un acto de valentía. Otros, por el contrario, afirman que no es más que pura cobardía. Mi intención con esta entrada no es juzgar las decisiones de las autoras, pero tampoco busco romantizar el suicidio.

Hoy intento hacer hincapié en el hecho de que los artistas suelen dar señales cuando algo no anda bien. La letra de esa canción, ese poema que tanto te gustan muchas veces no son más que avisos que dan los artistas antes de su final. Lo mismo pasa últimamente con las redes sociales. Si tenés un amigo o conocido que publica cosas “depresivas” todo el tiempo, lo más probable es que esté atravesando algo más que un mal momento. Tenemos que actuar y ayudarlos, como sea. Si conocés a alguien que está sufriendo algún trastorno mental y no está recibiendo suficiente ayuda, hacé algo, NO TE QUEDES CALLADO.

Como en este blog hablo principalmente sobre libros, me gustaría recomendarte uno de cada autora, para que las conozcas un poco más a fondo. De Virginia Woolf te recomiendo, obviamente, Una habitación propia, o Un cuarto propio, según la edición (A room of one's own, en inglés); de Alfonsina Storni, por otra parte, te recomiendo la Antología poética del cuaderno de las musas de la editorial Terramar: una edición chiquita y hermosa. Te dejo sus portadas a continuación:


Si esta entrada te gustó, me serviría mucho que la compartas o que te conviertas en seguidor/a del blog♥ Un beso, nos leemos.

lunes, 6 de abril de 2020

Mi colección de "El principito"| Videos


¡Hola! ¿Cómo están? Sé que pasaron más de seis meses desde mi última publicación en este blog (que pueden leer acá), pero estoy de vuelva para seguir dando batalla♥ En esta entrada les quiero presentar mi colección de libros de El principito. En esta ocasión decidí darle un giro al blog y presentar los libros en formato de video. Así que bueno, no alargo más la introducción y les dejo el video para que lo vean :)

Espero que les haya gustado el video y nos leemos pronto♥

jueves, 3 de octubre de 2019

Alfonsina Storni, Antología Poética| Poesía para mujeres empoderadas


Hoy redescubrí que en los días lluviosos el alma se eleva y la creatividad crece a gran velocidad. Gracias a esto decidí traer otra sección nueva en la cual voy a hablar de poemas y poemarios que inspiran a la mujer y la hacen sentir empoderada. Para arrancar, elegí la Antología Poética de Alfonsina Storni. Es cierto que somos muchos los que conocemos la zamba Alfonsina y el mar, interpretada por Mercedes Sosa, pero también somos pocos los que nos tomamos el tiempo de saber más sobre la vida de la musa que inspiró la creación de ese tema. 

PEQUEÑA BIOGRAFÍA:
Alfonsina Storni fue una poetisa y escritora Argentina. A la edad de diez años, y viviendo en la ciudad de Rosario, tuvo que dejar la escuela primaria para empezar a trabajar. Hija de un padre alcohólico, sintió la necesidad de armar su vida lejos de casa desde pequeña. A la edad de quince años tuvo su primer papel en una obra de teatro y poco tiempo después decidió emprender una gira por varias provincias de Argentina para presentar Espectros, de Henrik Ibsen. A los diecisiete años decidió retomar sus estudios en la Escuela Rural Mixta de Maestros de Coronda, en la cual la aceptaron pese a que ella nunca terminó la primaria. Se recibió de maestra, y tiempo después comenzó a desempeñarse en la profesión.

En abril de 1912 Alfonsina dio a luz a un hijo de padre desconocido. Luego de conseguir trabajo y una mejor posición social, empezó a publicar sus poemas y su prosa. Sin embargo, el machismo latente en su ambiente laboral la obligó a renunciar. En el año 1935 le descubrieron cáncer de mama y tuvieron que operarla. La enfermedad era peor de lo que se creía. La inestabilidad mental característica de Alfonsina empeoró y se volvió cada vez más evidente para sus allegados. El día 25 de octubre de 1938 Alfonsina se suicidó tirándose al mar en la ciudad de Mar del Plata.

SOBRE SUS POEMAS:
Luego de presentar su biografía resumida (resumidísima), solo me queda hablar de los poemas de esta icónica mujer. Alfonsina fue una persona fuerte, aunque poco a poco, como nos pasa a muchos, la ansiedad la fue quebrando. Sus poemas son himnos a la fortaleza de la mujer, una fortaleza que muchas veces puede demostrarse llena de amor, como podemos leer en el poema Soy, en el cual la poetisa expresa "Soy suave y triste si idolatro, puedo /bajar el cielo hasta mi mano cuando /el alma de otro al alma mía enredo". En esos versos logramos sentir la vulnerabilidad de la mujer más expuesta que nunca.
Sin embargo, en otros escritos como ¡Ven, dolor!, la podemos notar un poco más agresiva para con ella misma. "¡Golpéame, dolor! Tu ala de cuervo /bate sobre mi frente y la azucena /de mi alma estremece, que más buena / me sentiré bajo tu golpe acerbo". En esos versos la pluma le sirve para descargar sus pensamientos, pero también le funciona como cierta forma de autocastigo. En el poema ¡Adiós!, en el cual según Alfonsina "Las cosas que mueren jamás resucitan /las cosas que mueren no tornan jamás. /¡Se quiebran los vasos y el vidrio que queda /es polvo por siempre y por siempre será!", también se puede percibir ese tinte depresivo y lleno de ansiedad que marcó gran parte de la existencia de la poetisa.
En forma de imagen les comparto algunos de sus versos. Si quieren comenzar a leer los poemas de Alfonsina pero todavía no quieren invertir mucho dinero, les recomiendo la Antología poética de la editorial Terramar, que es el libro que tengo yo. Es cortito y lo pueden conseguir a buen precio, sin mencionar que la edición está muy cuidada. Si alguno leyó a la autora y quiere compartir sus pensamientos conmigo, está más que invitado a hacerlo en los comentarios♥ ¡Nos leemos!

viernes, 27 de septiembre de 2019

Yo soy Sam | Viernes de películas para ver sin rímel

Luego de hacer mi actualización de estado (clic para leer la entrada), me di cuenta de que era hora de empezar a darle vuelo a mi creatividad. Fue así que para el día de hoy decidí traer una "sección" nueva al blog. Viernes de películas para ver sin rímel está inspirado en el libro Cuentos para leer sin rímel, de Poldy Bird (una de mis autoras favoritas). El título hace referencia, claramente, a esas películas que son imposibles de ver sin ponerse a llorar como un bebé. Sin más preámbulo y para inaugurar esta sección, paso a contarles sobre la película elegida para el día de hoy.
TRAILER
TÍTULO: Yo soy Sam (I am Sam)
DIRECTOR: Jessie Nelson
DURACIÓN: 2h 14m
AÑO: 2001
NETFLIX:

MI OPINIÓN:
Hoy, después de más de quince años sin ver Yo soy Sam (o Mi nombre es Sam, según mi yo de la infancia), me topé con la película en Netflix. Como tenía un par de horas libres, me decidí a verla, y no me arrepiento en absoluto. Considero que Yo soy Sam es la película ideal para inaugurar esta sección. Es todo un clásico moderno del cine. Si no seguís mi consejo y decidís ver la película estando maquillado, al menos asegurate de que los productos que estés usando sean a prueba de agua (estás advertido).

Para los que no conocen la historia, les cuento un poquito el argumento. La película comienza cuando a Sam (Sean Penn), un hombre de unos treinta y tantos años, lo llaman al trabajo para avisarle que su hija está por nacer. Luego del nacimiento, la madre del bebé se fuga y deja a Sam a cargo de la niña. Como si fuera poco, nos enteramos de que Sam sufre una discapacidad mental, y tiene la misma mentalidad que un niño de siete años. Superando las espectativas de sus conocidos, Sam logra criar a su hija y lo hace dándole una infancia llena de amor.

El problema llega cuando la justicia considera que Sam ya no es apto para seguir cuidando a Lucy (Dakota Fanning), su hija, y le quitan la custodia. A partir de este momento, y con la ayuda de sus amigos y de una abogada (Michelle Pfeiffer) que decide tomar su caso pro bono, Sam comienza a pelear por la custodia de la niña. 

La película te roba una que otra sonrisa generada por la ternura de algunas escenas, pero sobre todo te hace llorar. El espectacular soundtrack con canciones de los beatles queda perfecto para la ambientación de las escenas. Las actuaciones tanto de Sean Penn como de Dakota Fanning son impecables. Nunca va a dejar de impresionarme la madurez de la pequeña Dakota que, cuando filmó la película, habrá tenido unos seis o siete años. Se merece todas las ovaciones, y de hecho estoy segura de que habrá ganado más de un premio gracias a su interpretación de Lucy.

Hasta acá llego con la entrada, ya escribiendo las últimas frases con un nudo en la garganta y con las lágrimas asomando de nuevo cada vez que recuerdo algunas escenas. No me queda más que recomendarles esta película con todas mis ganas y recordarles que la pueden encontrar en Netflix. Espero que hayan disfrutado la entrada y los espero pronto para compartir más pensamientos con ustedes♥ ¡Nos leemos!


jueves, 26 de septiembre de 2019

Actualización de estado


Hoy se cumplieron más de cinco meses de la publicación de la última entrada que hice en este blog. Me tomé el tiempo de leer los últimos escritos que publiqué acá, y estoy sorprendidísima de lo mucho que cambió mi vida en un período tan corto. Para bien, diría (aunque sigo semi-desempleada). En mayo audicioné para entrar al coro de la ópera de mi ciudad, y quedé. Ya tuve mi primera presentación en el teatro "El Círculo". Por otro lado, también estuve ensayando y presentándome con el ensamble de cámara de la escuela de música a la que asisto. Para balancear un poco todo lo nuevo que entró a mi vida, dejé la carrera de canto lírico, aunque sigo en curso con las otras dos (también relacionadas con la música). Me mudé de casa y de ciudad, y eso me dio una nueva libertad. No estuve leyendo tanto como me gustaría, pero sí lo suficiente como para que las ideas en mi cabeza sigan fluyendo. Y acá estoy, reactivando esta vieja pasión que es la escritura. Por ahora se puede decir que me estoy tomando las cosas con calma (o al menos eso intento). 

Espero que vos, que te tomaste el tiempo de entrar a mi blog para leer esta publicación, me acompañes en esta nueva etapa creativa y me ayudes a tomar envión de nuevo♥Todos los comentarios son bienvenidos, siempre que sean con respeto. Si todavía no me seguís en la página de facebook, te invito a que lo hagas para estar en contacto♥
¡Nos leemos!


Photo by Allie Smith on Unsplash
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...